Arquitectura /. 

Imponente y majestuoso

El Llao Llao Hotel & Resort fue diseñado por el arquitecto Alejandro Bustillo y decorado gracias a la ayuda del diseñador francés Jean-Michel Frank. Actualmente su esplendor está más vigente que nunca, su cancha de golf de 18 hoyos es un imán para jugadores de todo el mundo y el hotel goza del prestigio, de la excelencia, de la belleza y el encanto que se merece.

Entre 1934 y 1944, el arquitecto Alejandro Bustillo realizó una serie de obras importantes a lo largo y ancho del Parque Nacional Nahuel Huapi, entre las que se destaca el Hotel Llao Llao. El proyecto fue seleccionado en un concurso público, aunque cuestionado por su parentesco con el presidente de Parques nacionales de la República Argentina, su hermano Exequiel Bustillo. Aun así, el estilo era el que, según el jurado seleccionador, más concordaba con las características de la región.

Su construcción comenzó en 1936, para lo cual debieron derribarse más de cinco mil árboles en el lugar de emplazamiento. Fue realizado íntegramente en madera y piedra, y su techo está cubierto de tejuelas de alerce. Para que los pasajeros pudieran apreciar el imponente paisaje, fueron construidos balcones, terrazas y grandes ventanales.

El complejo hotelero está enmarcado por inmensos parques creados por el paisajista alemán Hermann Botrich y su nombre se lo debe a un hongo muy común en la región, el llao llao, que crece adherido al ñire y al coihue, árboles muy comunes en la zona.
El primer evento en sus instalaciones fue el 31 de diciembre de 1938, aunque fue inaugurado días más tarde, el 8 de enero de 1939. Su administración fue confiada al consorcio del Plaza Hotel de Buenos Aires.

El 29 de octubre de 1939, un incendio destruyó casi por completo las instalaciones, sin embargo, los hermanos Bustillo comenzaron con su reconstrucción casi inmediatamente. Así, un año después, el 15 de diciembre de 1940, reabrieron sus puertas al público.

Pese a su fama internacional, el gobierno fue abandonándolo lentamente, de tal manera que en 1979 cerró sus puertas, tras varios intentos fallidos por privatizarlo. Permaneció en total abandono hasta 1991, en que fue privatizado, siendo la empresa Llao Llao Holding la adjudicada. La firma se comprometió a remodelar el edificio respetando el proyecto original. Finalmente, ll 3 de julio de 1993 fue reinaugurado bajo el nombre de Llao-Llao Hotel & Resort Golf Spa.

Tanto el diseño como la decoración que tiene, le dan la calidez de un hotel de montaña y los servicios de un resort cinco estrellas. Los materiales utilizados, como la madera de ciprés y la pinotea una combinación realmente exquisita. Además, cortinados altísimos cubren los amplios ventanales y los imponentes techos con vigas de madera hacen elevar la mirada. Cuenta con grandes salones de descanso y lectura y una delicada gastronomía totalmente de excelencia.

>Relax de lujo
El hotel está enmarcado por los picos de los cerros López y Tronador y los lagos Moreno y Nahuel Huapi.
Un gran parque de 15 hectáreas lo rodea, integrando al campo de golf de 18 hoyos, marina, playa, solarium, piscina climatizada interna y externa tipo infinity, Spa y Health Club con sauna, Fitness Center y otras actividades recreativas.