Arquitectura /. 

La ruta Salamone

Durante la gobernación de Manuel Fresco, entre 1936 y 1940, La Provincia de Buenos Aires vio realzar sus pueblos gracias a los más de 60 edificios que fueron encargados a Francisco Salamone. La huella tan personal de este arquitecto italo-argentino, con un estilo entre modernista y art decó, todavía puede apreciarse en palacios municipales, mataderos, escuelas e imponentes portales de parques y cementerios que continúan maravillando a los turistas ocasionales que los descubren en sus rutas viajeras.

Suele suceder que algunas pequeñas ciudades o pueblos, que no tienen al turismo como principal actividad económica, ocultan tras sus calles poco transitadas tesoros que merecen ser descubiertos.

Una interesante propuesta para recorrer las rutas de la provincia de Buenos Aires es hacerlo siguiendo las obras del ingeniero y arquitecto Francisco Salamone, quien dejó plasmado su talento en una veintena de municipios.

Este pequeño viaje, incluye localidades con construcciones que expresan el estilo Art-decó, futurista y monumental de este creador de grandilocuentes edificios que conservan rasgos de ineludible valor patrimonial y cultural, más allá del paso del tiempo.

Recorridos

Quienes se adentren en las rutas bonaerenses podrán optar entre varios recorridos posibles. A continuación, ofrecemos un pequeño resumen de las obras, a modo de guía, para que los viajeros armen su itinerario.

— En Saldungaray, y también en la zona de Villa Ventana, existen múltiples muestras del art decó fomentado por Salamone. Plazas, arcadas, edificios públicos y el cementerio son testimonio de arte en la vía pública. En el caso particular del Cementerio de Saldungaray, cabe remarcar que el portal de este camposanto es único en el mundo. Su complejidad habla del valor que le otorgaba el ingeniero a los temas místicos y la trascendencia del hombre.

>Lee también: Las 5 bibliotecas más hermosas del mundo.

— En Tornquist, se destaca el Palacio Municipal, aunque es solo uno de los tantos emprendimientos del artista en la ciudad. Asimismo, se recomienda visitar las plazas con sus farolas de diseño y arcadas y el matadero. El Cristo, uno de los atractivos más importantes, acerca la obra de Salamone con la religiosidad.
— En Coronel Pringles pueden apreciarse varias obras. En el mes de diciembre, incluso, se organizan las “Jornadas Salamone”, en homenaje al constructor. El viejo matadero es uno de los edificios más destacadas, donde actualmente funcionan oficinas públicas. Este ostenta una torre, que con crudeza remata en una cuchilla. Se trata de un Monumento Histórico Municipal y es considerado uno de los mayores exponentes art decó del mundo.

— El Matadero de Guaminí es otro espacio dedicado a la faena que marcó el estilo del autor. En el se filmaron algunas películas de trascendencia internacional.

>Lee también: Comienza la obra de las torres Al Mar en Monte Hermoso

— En la localidad de Carhué, también se destaca uno de sus mataderos. Este lugar en ruinas deja entrever la estética art decó difundida por Salamone. Grandes letras anuncian lo que fuera un centro de producción de los más importantes de la Provincia. Resulta un lugar ideal para los amantes de la fotografía.
 Otras obras de Salamone pueden encontrarse en las localidades de Balcarce, Rauch, Gonzáles Chaves, Salliqueló, Tres Arroyos, Azul, Chillar, Cacharí, Alberti, Vedia, Laprida, Lobería, Pellegrini y Tres Lomas.

4308

Un arquitecto que hizo historia
En la década del ’30 los gobiernos de nuestro país comenzaron a desembolsar grandes cantidades de dinero para la obra pública. Se construyen caminos, escuelas, hospitales, mataderos, palacios municipales, cementerios, hospitales y una gran diversidad de edificios públicos, con la idea de conseguir la descentralización metropolitana.
En la provincia de Buenos Aires, durante la gobernación del conservador Fresco y en ese contexto de construcciones monumentales, Francisco fue el elegido para su realización.

De origen Siciliano, Salamone llega a Buenos Aires de niño. Tal vez el oficio de su padre, constructor, haya sido influencia decisiva para que años más tarde comenzara sus estudios de arquitectura en La Plata, que luego finalizaría en la Universidad Nacional de Córdoba. A los 28 años se casó con Adolfina, hija del cónsul británico en Bahía Blanca José Croft, relación que luego le abriría las puertas a su obra más importante.

 

El gobernador Fresco le encargó la construcción de más de 60 obras públicas en 14 delegaciones de la provincia de Buenos Aires, que construiría en tan solo 4 años (1936-1940). El caso de Salamone puede compararse con el de los grandes genios de la música, que contratados por sus coronas compusieron sus más maravillosas obras de arte.

4307

En 2002 su legado fue declarado patrimonio cultural de la provincia de Buenos Aires a través de la ley 12.854 y en 2010 el proyecto de creación de un circuito cultural fue incluido dentro del Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable.
Además, en el último tiempo, sus obras cayeron en el foco de los realizadores, ya sea para transformarlos en el fondo de sus películas, como hizo Carlos Sorín en “Historias Mínimas”, o para vestir videoclips, como en el corte de Bicicletas, “11 y 20”.