Deco & Tendencias /. 

Home office

Los avances tecnológicos han cambiado las formas de trabajo. El denominado “home working” plantea la necesidad de proyectar nuevos espacios en el hogar.

Por | Gimena del Castillo | Diseñadora de interiores

Muchos son los profesionales que destinan un área especial dentro de sus hogares a la actividad laboral. Ahora bien, cada caso es diferente y conviene reparar en las necesidades de la profesión para comprender qué requerimientos necesitará el ambiente y así adaptar lo mejor posible el espacio y los elementos a disponer en él.

Los lugares de trabajo en casa son tan importantes como los de oficina. Diferentes investigaciones han demostrado que un ambiente cómodo y funcional estimula la mente y aumenta la productividad, mientras que uno mal organizado produce el efecto contrario.

Estos espacios, por tanto,  merecen una atención especial. Jugar con los ambientes y aprender a aprovecharlos permite que el pequeño dormitorio sin uso o el estrecho recoveco bajo las escaleras resulten adecuados. Cualquier rincón puede convertirse en un acogedor punto en el cual sumergirnos en nuestras obligaciones.

La iluminación, es un importante factor de confort. Resulta fundamental, como primera medida, sacar el máximo provecho a la luz natural. En segundo término, lo aconsejable es elaborar distintas secciones de luz artificial: la general y la puntual, sobre cada zona a trabajar.

Iluminar bibliotecas o muebles empotrados es un tema doblemente considerable, ya que aparte de ser necesario cumple un rol decorativo. Otra recomendación es no crear rincones de mucha luz y otros de muy poca. El ojo se ve forzado a acomodarse abruptamente y esto a lo largo del tiempo cansa, por lo que la iluminación debe ser lo mas pareja posible.

>Lee también:  MVRDV diseña una cocina totalmente transparente

El orden es primordial. Es conveniente tener en cuenta recursos de almacenamiento, con el fin de que el espacio permita recopilar todo el material necesario y al mismo tiempo tener todo cerca. Estantes, armarios y muebles empotrados son las mejores opciones.  Una manera elegante de organizar y a la vez embellecer.

Es importante apostar por elementos de almacenaje que se combinen con otros o que se puedan elevar del suelo, para ganar espacio en cuanto a mesas.

Incorporando contenedores inesperados, como cestas de mimbre, maletas antiguas o viejas cajas de madera aportaremos mayor personalidad al ambiente.

>Lee también: 5 apps para decorar tu casa.

Para la elección del escritorio hay que considerar su función general. Uno grande y cómodo, es mas práctico si se va a haber más de un integrante de la familia trabajando al mismo tiempo. Una composición útil, simple y decorativa es una tabla de madera o cristal sobre caballetes. Mesas de sala o viejos tableros de dibujo pueden ser reciclados y reutilizados como escritorios de trabajo. No se les debe restar importancia, ya que pueden convertirse en un punto focal interesante.

Los accesorios como cuadros, marcos, fotografías y pizarras aportaran calidez y colorido. También las letras de gran tamaño, que se consiguen en cualquier maderera y luego pueden pintarse, sirven para comunicar nuestro espíritu o ideas.

El color es un factor fundamental a tener en cuenta, especialmente según las dimensiones del espacio. Los gamas suaves y el blanco, evitarán momentos de agobio, cuando el trabajo sea intenso. Si la opción es revestir una pared con un papel o ploteado, es mejor que las imágenes figurativas sean en blanco y negro y con perspectiva, de modo que agranden el lugar y no cansen. 

homeOffice03

>TIPS
Un truco para añadir estilo a la ambientación consiste en incluir un mueble de diseñador, como por ejemplo la silla Tulip. Así diseño y confort irán de la mano.