Gourmet /. 

Renzo “Sweet Factory”

Helados Renzo representa una tradición en la ciudad de Bahía Blanca. Lleva el sello de una cadena de helados con la calidad de aquello creado y mantenido en el tiempo por sus propios dueños.

Por | Ivana Eberle y Victoria Velis | Decoradoras

Fuimos convocadas con la idea de mantener vigente esta laureada marca y aportarle diseño actual con carácter propio, con la intensión de seguir ofreciendo un producto de calidad para todos los gustos y edades. Sin alejarse de los clásicos cucuruchos y tortas heladas de sabores tradicionales y de la mano de Luciano y Matías, sus dueños, llega a Bahía Blanca un nuevo producto en el rubro…Las paletas “Sweetpop”, una nueva marca que rejuvenece los helados de palito con una innovación en marketing, diseño y sabores. El resultado es un producto original de gran tendencia mundial, pero que a su vez conserva la tradición argentina del helado artesanal de calidad. La respuesta ante las paletas “Sweetpop” es inmediata a los ojos de los chicos y adultos, logrando una mezcla de sabor y nostalgia.

La iniciativa de Helados Renzo se encuadra con la posibilidad de seguir estando en un lugar privilegiado para el rubro como es el Bahía Blanca Plaza Shopping. Por eso nosotras -ambas decoradoras de interiores- llevamos una propuesta de ambientación y diseño del local que va más allá de una remodelación del espacio. El proyecto comercial está destinado no solo a traer nuevos aires a esta tradicional heladería que acompaña al shopping desde sus inicios sino también a generar un lugar con iniciativa y creatividad, convirtiéndose en un punto de encuentro obligado para todos aquellos que aman el helado.

Por supuesto, el punto de inicio de nuestro proyecto fue preponderar lo más importante para lograr una heladería cómoda y atractiva a la vista de todos: el mostrador, la estrella principal del salón. Fue necesario extender sus dimensiones para poder albergar todos los sabores de helados que se ofrecen, dejando por supuesto un espacio cómodo de circulación para los empleados.

Partimos de la idea de diseñar un salón elegante para no alejarnos de la clásica heladería de principios de siglo, con un toque industrial que nos remonta a las fábricas de helados y detalles vintage que evocan lo artesanal.

El salón dispone entonces de un gran mostrador donde no solo se ubican los fríos necesarios para el abastecimiento y correcto mantenimiento de mercadería, sino también lugar de guardado. El punto focal se convirtió en la heladera exhibidora para estas creativas paletas a la vista de todos, que es la novedad de esta nueva temporada de helados en el shopping.

Los materiales elegidos para la decoración y ambientación del espacio son clásicos que aportan diseño y carácter propio a la marca: melanina símil concreto, azulejo y chapa calada con un toque de color de fondo color que se repite en las luminarias de estilo industrial y en el merchandising de la marca, que resulta llamativo ante la neutralidad del color manteca de solados y paredes. Nos dispusimos a trabajar en la decoración del lugar pensando en ofrecer un espacio puro y de buen gusto y también un lugar auténtico y confiable a través de la cuidadosa elección de materiales y mobiliario que garanticen al máximo la funcionalidad y el alto valor estético. Lo característico de este ambiente es que además se ofrecen pequeñas áreas para que los clientes se sienten a charlar y disfrutar del lugar. Un gran sillón de capitoné negro, por ejemplo, alberga la posibilidad de cargar celulares o computadoras, detalle muy actual que garantiza comodidad en la estancia de los clientes.

El diseño de circulación y fachada están pensados para guardar armonía y consonancia con el entorno donde se encuentra la heladería, dándole nuevos aires y sensación de amplitud al sector del patio de comidas.

Por supuesto, el proyecto se acompaña con claros objetivos innovadores en adelante para la ciudad y destacamos el compromiso y el cariño que sus dueños aportan al local para ofrecerles a sus clientes un producto mejor cada día.

Guardar