Novedades /. 

Ícono del paste up porteño

En el desafío permanente que genera Buenos Aires, Tano Verón se las ingenia para llamar la atención a través de sus carteles en las calles de Palermo. Sus mensajes combinan consejos, pensamientos positivos y hasta reflexiones de diván

“Sea feliz (no joda al prójimo)” se lee en un afiche con letras grandes y la típica estética cumbiera. Es la impronta de Tano Verón, un diseñador gráfico oriundo de Mercedes que en 2015 empezó a empapelar las paredes de Palermo y que hoy ya se ven en el resto de la capital.

Estudió diseño gráfico en la UBA, donde se recibió y hoy es profesor. Además dicta clases en la Universidad de Flores y la Universidad de Rosario, en las cátedras de Tipografía e Ilustración.

Una publicación compartida de Tano Veron (@tanoveron) el

Su técnica consiste en hacer frases cortas, fáciles de leer, fáciles de compartir y fáciles de repetir. Y luego, la parte más excitante: salir con un balde de pegamento, aerosoles y carteles a mostrar su arte.

>Lee también: Bjarke Ingels, el arquitecto más creativo del mundo viene a Buenos Aires.

La respuesta de la gente llega permanentemente. Muchos entendieron que había algo más detrás de esas frases y esos carteles de colores y se animaron a tomar decisiones que cambiaron el rumbo de sus vidas. “Me ha pasado de gente que me escribe y me cuenta que ha terminado relaciones de años porque se animó a decir algo o que renunció a un trabajo en el que hacía 20 años que estaba y no era feliz, todo por un cartel mío de tres palabras que decía ‘la rutina mata'”, afirma el diseñador de 31 años.

Una publicación compartida de Tano Veron (@tanoveron) el

El Tano pega sus afiches en paredes de baldíos o en aquellas que sus dueños le dan permiso. Su intención es clara: busca que la gente reaccione, que se detenga un segundo y piense en lo que acaba de leer.

Una publicación compartida de Tano Veron (@tanoveron) el

Una publicación compartida de Tano Veron (@tanoveron) el