Paisajes & Jardines /. 

Balcones pequeños para disfrutar

Aunque no dispongas de un jardín o una terraza, es muy probable que tu departamento tenga un balcón. Y no importa si es pequeño, siempre hay buenas opciones para convertirlo en un mino oasis para descansar de la agitada vida urbana.  

Es muy lindo pasear por la ciudad y ver pequeños paraísos en las alturas de los edificios. Te contamos los cinco elementos que hay que tener en cuenta para lograr una decoración de ensueño y convertir el balcón en un lugar fantástico.

#1 En primer lugar, hay que prestarle atención al suelo. Es un elemento que suele pasarse por alto y, sin embargo, puede ayudar a crear un rincón más acogedor y paradisíaco con una muy baja inversión. A veces, el suelo está en perfectas condiciones y no hace falta tocarlo. Si no es el caso, se puede completar el espacio con una alfombra bonita que añada un toque de color y permita un momento de relax descalzos al sol. Hay que escoger modelos aptos para exterior o retirarlas después de su uso para evitar que se deterioren con la lluvia, siempre y cuando no contemos con una zona resguardada del agua. Si tenemos un suelo que no encaja estéticamente, está deteriorado o queremos darle un nuevo aire, podemos optar por opciones más trabajadas pero sencillas como colocar césped artificial. Así conseguiremos ambientes más frescos donde el verde será el protagonista absoluto.

#2.Un poco de verde Un balcón sin plantas no es un balcón. Es cierto que las plantas requieren un poco de tiempo y dedicación, pero hay opciones que son fáciles de mantener y requieren poco cuidado. La clave para elegir las plantas es cuanta luz tiene el balcón. Hay alternativas para los espacios luminosos y los oscuros.

#3. Mobiliario funcional. Antes de diseñar el balcón hay que tener en mente las actividades que te gustaría realizar en él. No es lo mismo usarlo para leer, para desayunar o cenar en compañía, para dibujar, tomar algo o charlar…En función de lo que planeemos hacer en nuestro balcón, buscaremos un mobiliario que se adapte a esas necesidades. Para comer, buscaremos una mesita alta con alguna silla cómoda que podremos complementar con algún almohadón de exterior. Para leer, en cambio, una hamaca o una mecedora, un columpio o unos sillones inclinados que sean cómodos para disfrutar de la lectura serán buenas opciones, mientras que si nuestra idea es crear una zona chill out para charlar y tomar algo, colocaremos almohadones en el suelo, bancos o sillones anchos que se amolden a nuestro espacio junto a alguna mesita baja que sirva para apoyar bebidas.

#4. Cuidar los detalles, ellos marcan la diferencia. Parecerá una tontería y muchas veces ni siquiera nos damos cuenta pero si están, esos detalles suman diseño. Una regadora vintage, unos farolitos chinos para la zona chill out, una guirnalda de luz para disfrutar las cenas de verano o unos tutores de colores para las plantas convertirán tu balcón en un rincón muy especial.

#5. Intimidad. Uno de los motivos por el que a veces no usamos el balcón es la falta de intimidad. Teniendo esto en cuenta, podemos decorar nuestro balcón de manera que consigamos crear un espacio más privado en el que relajarnos tranquilamente. Los trucos más sencillos consisten en colocar estratégicamente las plantas, de manera que queden cubiertas las zonas más susceptibles, o las opciones más prácticas como las mallas, los cercos de mimbre, caña o bambú o las celosías en las que podemos colocar alguna planta trepadora y buscar un aspecto más natural.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar