Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Belleza industrial

Por | Gisela Sánchez | Diseñadora de interiores

Este estilo ofrece espacios donde la decoración, los objetos y el equipamiento adquieren un rol esencial a la hora de transformar ambientes industriales en verdaderos hogares.

Con grandes superficies sin divisiones, se incorporan zonas comunes conectadas entre sí con mucha luz y destacado aspecto fabril. El espacio vacío, en tanto, constituye un elemento preponderante.

Al momento de plantear el diseño, es preciso no abusar de objetos u ornamentos, dado que en este tipo de decoración prima la frase “menos es más”.

En esencia, los muebles y elementos que caracterizan la estética fabril son piezas recuperadas, ya sea de oficios tradicionales o industriales. Mesas de carpintero, mostradores de fábricas, sillas de despachos, taburetes, cajoneras, ficheros, lámparas, máquinas de escribir y coser o cajas de metal.

Iluminación
La luz juega un rol fundamental en este estilo. Es preciso que la vivienda cuente con grandes ventanales que permitan un acceso importante de luz natural. Esta, debe inundar el ambiente. También la iluminación artificial adquiere gran preponderancia. La posibilidad de dejar los cables a la vista permite una mayor flexibilidad. Las lámparas “galponeras” colgando del cielo raso suelen ser una muy buena elección.


Minimalismo
El fabril, es un estilo tranquilo y neutro, en el que prevalece el minimalismo. Para dar una sensación de continuidad se utiliza el mismo suelo en todos los ambientes y en el revestimiento de las paredes, por ejemplo el microcemento.

Los colores empleados generalmente suelen ser fríos, con grises, azules y sobre todo blancos y negros. No obstante, se usan también tonos vainilla, tierra o hueso.
Un aporte importante resultan los sillones o banquetas con tapizados vibrantes. Las estanterías y armarios empotrados son ideales para el almacenaje de los equipos audiovisuales.

Materiales
Dado que se trata de lograr un cierto aspecto industrial, los materiales más utilizados son: cemento, aluminio, vidrio, ladrillo, metal, plástico y goma. Una buena idea es conservar los elementos estructurales originales (columnas, paredes o vigas) e incorporarlos al diseño.

Divisiones y Escaleras
En caso que se requieran divisiones, se deben evitar paredes y puertas, utilizando para ello elementos alternativos. Una biblioteca hasta el techo es una buena elección para dividir espacios.

Otra particularidad de este tipo de viviendas es el uso de entrepisos que separan el área principal de salón, living y cocina, de los dormitorios, o el estudio. La unión de ambas plantas generalmente se logra con escaleras de importante peso decorativo.

>TIPS

Las valijas viejas son un complemento ideal para este tipo de decoración. Apilándolas convertirás increíbles mesas de apoyo en rincones de tu casa.

Las lámparas de cuerpo esbelto y flexible se ajustan a este tipo de ambiente de una manera sencilla y sin estridencias ya que refuerzan lo industrial de su construcción. Es posible colocarlas en un sector de lectura o sobre una mesita de luz.

Techos altos en los que las tuberías de conducción de aire acondicionado y calefacción quedan al descubierto crean una simbología casi irrenunciable, aunque no imprescindible, para impregnar de ese toque despejado, funcional y eminentemente práctico que ofrece este tipo de decoración.

-Para realzar aún más el mobiliario y no caer en la frialdad de las piezas de hierro, aluminio y acero inoxidable, es propicio combinarlos con objetos, muebles o cómodas y elementos textiles de marcado acento étnico, como esculturas, jarrones o piezas de madera tallada.

Guardar