Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Los diez pueblos más bonitos de Francia

Laroque

1#. La Roque-Gageac (Dordoña, Aquitania). Situado al pie de un acantilado, a orillas del río Dordoña, este pequeño pueblo rodeado de vegetación tropical , invita a los visitantes a descubrir sus callecitas, un tradicional fuerte y su pequeña iglesia que domina el valle.

2#. Gordes(Luberon, Provenza). Una de las joyas de la Provenza. Un pueblo colgado de un promontorio con una larga historia y mucho que ofrecer al visitante. Un lugar para los placeres sencillos entre campos de lavanda.

3#. Beynac-et-Cazenac (Dordoña). Este pintoresco pueblito se ubica en el corazón del Perigord Negro, aferrado a uno de los acantilados que bordean el río Dordoña. Su castillo, del siglo XIII, jugó un importante papel en la Guerra de los Cien Años.

4#. Najac (Aveyron, Midi-Pyrénées). La antigua bastida de Najac, del siglo XIII, parece suspendida de una larga cresta rocosa. En uno de sus extremos se alza el castillo, y a sus pies, los meandros del río Aveyron.

5#. Conques (Aveyron, Midi-Pyrénées). Emplazado en el corazón del valle del Lot, Conques es una de las paradas obligadas en el camino francés a Santiago, antes de Roncesvalles. Allí se encuentra la abadía de Sainte Foy, un tímpano románico con escenas del Juicio Final y las vidrieras contemporáneas del pintor Pierre Soulages.

6#. Belcastel (Aveyron). A orillas del río Aveyron, este es un verdadero “pueblo de postal”, con su puente, su iglesia, la tumba del Señor de Belcastel y el imponente castillo del siglo XV.

7#. Ainhoa (Pyrenees Atlantiques, Aquitaine). La antigua bastida de Ainhoa, fundada en el siglo XIII y parcialmente reconstruida en el XVII, cuenta con una única calle, donde se destacan las casas blancas con los típicos entramados de color rojo y verde característicos de los pueblos vascos.

Mirá también
Semana Santa. Cinco destinos donde se celebra la Pasión de Cristo con gran fervor

8#. Riquewihr (Alsacia). Ocupa una fértil llanura fluvial en las estribaciones de los Vosgos. Las viñas, con las que se elabora el suave y afrutado riesling, se extienden hasta los restos de las murallas que protegían a la población.

 9#. Vézelay (Borgoña). Una acrópolis azotada por el espíritu peregrino, desde antiguo. Uno de los pueblos más bellos y pintorescos de Francia.

10#. Cordes-sur-Ciel (Tarn, Midi-Pyrénées) . Elegido como el pueblo más bonito de Francia por los espectadores de la cadena local France 2, abraza una colina rocosa hoy en día con las mismas casitas y calles intrincadas que lo hacía en la Edad Media, cuando fue fundado.