Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Surrealismo digital

Mikhail Batrak nació en 1984 en Kherson, una ciudad del interior del sur de Ucrania. Se declara autodidacta y confiesa que el hecho de ser marino mercante y haber podido viajar hizo que la mente se le abriera y descubra en la fotografía su nueva profesión.

Entre realidades y meditaciones consiguió unir conceptos e ideas hasta alcanzar su espacio creativo. Un lugar propio, donde surrealismo, lógica y racionalidad van de la mano de los cinco elementos absolutos, agua, tierra, fuego, aire y éter. Y así desarrolla una constante búsqueda espiritual que obliga al espectador a pensar más allá de cada bodegón, retrato o paisaje.

Batrak aprendió todos sus conocimientos de fotografía por sí mismo. Estudió composición, técnicas, realizó prácticas con editores de fotos y desarrolló sus propios métodos para crear su estilo.

En el año 2011 realizó sus primeros collages que fusionaban el surrealismo con el budismo, elementos cósmicos y la racionalidad europea.

Sus fotografías representan el aire y el mar; juega con los colores y las líneas, los reflejos y las transformaciones. Pero lo más importante es que su arte incluye una reflexión profunda de la propia existencia.

Su abordaje en la manipulación digital es amplio, desde metamorfosis de animales hasta retratos y paisajes oníricos. Se esfuerza por crear fotografías que resulten en un final abierto y que sirvan como herramientas para atesorar momentos de nuestra propia existencia.

Desde este punto de vista, cada parte de su trabajo es una historia de búsqueda de libertad y respuestas para preguntas esenciales. Las respuestas y caminos que surjan en la mente al contemplar sus fotos serán únicamente de cada espectador. Batrak afirma que este cruce de fronteras impuesto por la sociedad dominante y la monótona existencia se convertirá en tu forma personal de liberar la mente.