Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Inicio » Un lujo. El hotel que permite dormir como reyes en Versalles

Un lujo. El hotel que permite dormir como reyes en Versalles

Versalles. Alojarse como reyes.

Fotos | @airelleschateaudeversailles
Es una rareza la ocasión en la que ciudadanos comunes tengamos la oportunidad de vivir como la realeza y despertarnos con vistas que se adaptan a los lujosos gustos de Luis XIV, rey de Francia. Ahora la oportunidad nos la da Le Grand Contrôle Versalles, en las afueras de París.

El Palacio de Versalles de Francia y su esplendor del siglo XVIII, fue testigo de la apertura de Le Grand Contrôle.

Este hotel es una propiedad boutique de ultra lujo. Cuenta con 14 habitaciones y suites, restaurante de alta gastronomía, spa y piscina cubierta dentro de los famosos terrenos.

Le Grand Contrôle ocupa tres edificios de la sección del Palacio diseñados por Jules-Hardouin Mansart. Este fue un arquitecto y constructor barroco francés cuya obra monumental estaba destinada a glorificar el reinado de Luis XIV de Francia.

Aquí tenemos la oportunidad de explorar el alma de Francia y la ilustre casa de Luis XIV. Es una experiencia única poder hospedarnos en el único hotel que opera desde el Palacio de Versalles.

Es como si la familia real de Francia nos hubiera invitado a ser sus huéspedes de lujo. En este convite, nos alojamos en uno de los más prestigiosos monumentos jamás creados.

Este extraordinario hotel nos invita a adentrarnos en otro mundo. Y mientras descansamos, nos sumergirnos en la vida de la corte de la familia real francesa durante la Ilustración.

La decoración históricamente precisa y restaurada nos permite sumergirnos en el reinado de Luis XVI y María Antonieta. En esa época el glamour de Versalles era famoso en Europa, y la corte era un centro de brillantez y belleza.

Mirá también
Venecia. La ciudad de los canales que deslumbra con su belleza atemporal

El ultra exclusivo Grand Contrôle tiene acceso directo a la Orangerie y a la Pièce d’Eau des Suisses. Este nuevo hotel está cerca del famoso Salón de los Espejos y de los jardines llenos de historia.

Para garantizar que el ambiente sea como del siglo XVIII, toda la tecnología moderna está oculta a la vista. Por ejemplo, las suites no cuentan con televisión, pero están ampliamente decoradas con antigüedades, arte y artefactos del siglo XVIII.