Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Inicio » Hopkins. Así es la joya desconocida de Belice

Hopkins. Así es la joya desconocida de Belice

Hopkins, la joya desconocida de Belice, Caribe

Fotos | @travelbelize
Belice tiene la particularidad de ser un país en medio del Caribe, pero poco conocido por el turismo internacional. Esto lo convierte en un destino exótico y con mucho por descubrir, ejemplo de esto, es el pueblo costero de Hopkins.

Este pequeño poblado es un sitio ideal para alejarse del ruido y las muchedumbres y dedicarse a disfrutar de la calma en playas paradisíacas. En los últimos años ha crecido el interés sobre este lugar y por ello, sus servicios y comodidades son cada vez mejores.

Una extensa playa y una gran laguna de agua dulce, son los escenarios ideales que se extienden a lo largo de Hopkins para descansar al sol, caminar y bañarse en el cálido mar.

Además de la posibilidad de bucear y acercarse a los arrecifes de coral de la zona, tomar un kayak y adentrarse en el mar para ver el atardecer sobre el Victoria´s Peak, es una actividad que no se puede dejar de hacer.

Desde la simpleza de cabañas hasta lujosos Resorts, Hopkins ofrece todo tipo de alojamiento, sin perder su esencia pueblerina de Centroamérica.

Cerca de Hopkins, se encuentran las ruinas mayas Lamanai con su impactante Templo de las Máscaras. A este sitio, solo se puede llegar a través del Río Nuevo.

Lejos del circuito maya que el turismo lleva a diferentes puntos de México, Honduras o Guatemala, Lamanai tiene un atractivo inusual con un estado de conservación perfecto.

Mirá también
Bark Air. Llega la primera aerolínea exclusiva para perros

El Templo del Jaguar, el Templo Alto o el Juego de Pelota son rincones que nos regalan impactantes vistas panorámicas de la selva que los rodea.

Otro destino recomendado fuera de Hopkins es el Bocawina National Park, donde el aire puro y los bonitos paisajes nos permiten ver gran cantidad de animales y bañarse en algunas de sus cascadas. También vale la pena pasar por Cockscomb, una de las únicas reservas de jaguares en el mundo.