Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
Search
Close this search box.
Inicio » Robinson Crusoe. Una isla de cuento

Robinson Crusoe. Una isla de cuento

Robinson Crusoe. Una isla de cuento.

Fotos | @discoverjuanfernandez
Anteriormente conocida como Mas a Tierra, la isla Robinson Crusoe es la masa de tierra más grande del archipiélago de Juan Fernández, un grupo volcánico remoto, 670 kilómetros al oeste de la costa de Chile.

El navegante español Juan Fernández descubrió por primera vez el archipiélago el 22 de noviembre de 1574, mientras se encontraba fuera de curso entre Perú y Valparaíso, Chile.

El famoso marinero escocés Alexander Selkirk quedó abandonado aquí en 1704. Sus cuatro años como náufrago se convirtieron en la inspiración para la novela clásica de Daniel Defoe, Robinson Crusoe.

Después del rescate de Selkirk, las islas sirvieron como coto de caza de lobos marinos, colonia penal. También fue un conocido refugio para piratas holandeses e ingleses.

Los visitantes de la isla Robinson Crusoe pueden volver sobre los pasos que tomó Selkirk en sus viajes diarios a un mirador en la cima de una montaña.

Su casa cueva está ubicada en la playa de Puerto Inglés. Para llegar hay que recorrer unos 16 kilómetros desde el pueblo de San Juan Bautista en la bahía de Cumberland.

Se encuentran disponibles una variedad de caminatas guiadas. Las opciones son paseos a caballo, observación de aves, surf y tours de buceo.

La principal fuente de ingresos para la pequeña comunidad de residentes es la captura de langostas, salmón y atún. Estos se exportan y también pueden degustarse en los restaurantes y casas de la isla.

Mirá también
Kokomo. Toda una isla para vos

El archipiélago es increíblemente biodiverso. Debido a su empinado ascenso desde el Pacífico, las islas albergan una amplia gama de hábitats. Podemos ver costa, pradera, bosques y montaña. Más del setenta por ciento de las especies de plantas nativas del archipiélago solo se pueden encontrar allí.

Las islas Juan Fernández también albergan tres especies de aves endémicas, incluido el colibrí Juan Fernández Corona de Fuego (Sephanoides fernandensis), en peligro crítico de extinción de Robinson Crusoe.

Los buzos disfrutan de una excelente visibilidad y disfrutan de opciones para visitar paredes empinadas, cuevas y los restos del naufragio del crucero alemán Dresden.

El gobierno chileno otorgó a las islas el estatus de parque nacional en 1935. En 1977, para proteger aún más sus hábitats y especies, la UNESCO declaró el archipiélago Reserva Mundial de la Biosfera.