Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

WeWork. Espacios flexibles con diseño centrado en las personas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

WeWork, el gigante de espacios flexibles, cuenta con instalaciones que responden a las diferentes necesidades de los usuarios. Generando experiencias únicas e inigualables.

WeWork

Al momento de volver a las oficinas y luego de tantas adaptaciones que los colaboradores afrontaron en cuanto a lugares de trabajo. Las empresas comprendieron que deberían adaptar y repensar el diseño de sus espacios para atender las nuevas necesidades de la fuerza laboral.

A través de un profundo análisis basado en la combinación de investigación y acompañamiento a empresas que están volviendo a los espacios de trabajo alrededor del mundo. WeWork ha desarrollado diversas soluciones exitosas para ofrecer a sus miembros.

Los viejos modelos de oficina se volvieron obsoletos en esta nueva realidad, ya que se clasifican como espacios fríos que no solo no invitan a que los equipos puedan colaborar. Sino que, tampoco responden factores importantes como lo son las diferentes preferencias que tiene cada persona a la hora de trabajar. Independientemente de las tareas específicas que desarrolla.

Los ambientes de WeWork cuentan con un diseño centrado en las personas. Teniendo la funcionalidad y el confort como aspectos fundamentales para poder brindar a los usuarios de los espacios una experiencia inigualable.

We Work

Las diferentes experiencias que se pueden vivir en los espacios de la compañía permiten entender como la misma ha comprendido que no todas las personas trabajan de la misma manera. Incluso, una única persona puede tener diferentes maneras de trabajar según el día, su función, o las circunstancias.

“Conocemos en detalle el efecto que los espacios físicos tienen sobre las personas. Y la manera en la cual éstos pueden actuar como impulsores de la inspiración, la creatividad y la interacción. Pensadas desde el bienestar de las personas como eje central, las áreas comunes de nuestros edificios introducen la comodidad del hogar al espacio de trabajo.

A través del equilibrio perfecto entre colores, texturas, mobiliario, arte y accesorios, se generan espacios cómodos y funcionales que permiten que los usuarios puedan desarrollar actividades necesarias. Como la interacción, el esparcimiento y la colaboración.

La flexibilidad que proveen estos espacios es fundamental para que, a lo largo del día, puedan convivir armónicamente diferentes instancias de socialización. Que varían entre reuniones informales, trabajo colaborativo, almuerzos en grupo y partidos de ping pong.” Afirmó Laura Dalul, directora regional de diseño para WeWork Latinoamérica.

WeWork busca y recibe feedback de sus colaboradores y sus members constantemente. Permitiéndoles realizar un análisis en tiempo real con respecto a lo que funciona y lo que no, cómo los miembros interactúan con sus espacios físicos, qué espacios tienen el mayor uso, cuáles son las necesidades particulares, entre otros.

Este bucle de devoluciones constante no solo permite tomar decisiones informadas sobre cómo programar sus edificios de manera eficiente al proporcionar las mejores soluciones en términos de proporción de áreas comunes frente a áreas privadas, número de cabinas telefónicas, tipo y tamaño de salas de reuniones. Sino que también permite mejorar su producto físico en cada iteración.

“Cada uno de los espacios en WeWork es único a su manera. Estudiamos el contexto (características arquitectónicas preexistentes en el edificio, aspectos culturales de la ciudad, del barrio y de la comunidad). Y lo combinamos con estrategias programáticas que responden a datos concretos sobre las experiencias de los usuarios”. Concluyó Dalul.