Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Inicio » De otro mundo. Cinco paisajes increíbles que están en nuestro planeta

De otro mundo. Cinco paisajes increíbles que están en nuestro planeta

De otro mundo. Paisajes increíbles que están en nuestro planeta.

Fotos | @salardeuyuni
En las bulliciosas ciudades que albergan a gran parte de la población mundial, es fácil olvidar que nuestro planeta está lleno de vastos espacios y maravillas inimaginables.

Seguro que todos hemos visto fotos de los paisajes más altos, grandiosos y hermosos del mundo. Para la mayoría de nosotros no es demasiado difícil visualizar el Monte Everest, el Gran Cañón o las exuberantes islas hawaianas. Pero a veces la Tierra es impredecible y nos sorprende con vistas que parecen sacadas de películas de ciencia ficción. Lo que sigue son algunos de los paisajes más extremos del mundo.

Salar de Uyuni: Bolivia

Ubicado en el suroeste de Bolivia, el Salar de Uyuni es el más grande del mundo. Tienen más de 4.000 millas cuadradas de sal gruesa. Es una de las atracciones turísticas más populares de Bolivia por una buena razón. Durante la estación seca (abril-noviembre), es una increíble extensión de llanura blanca, agrietada en un cautivador mosaico de formas hexagonales. Más impresionante es durante la temporada de lluvias (diciembre-marzo), cuando una pequeña capa de agua cubre la planicie, actuando como un espejo inmenso que refleja los cielos despejados de Bolivia.

Pamukkale: Turquía

Ubicada en la provincia de Denizli en la región del Egeo en el suroeste de Turquía, Pamukkale es una colección de aguas termales naturales.

Las terrazas se forman a través de depósitos de minerales que se acumulan a medida que el agua de manantial fluye hacia abajo. Luego se endurecen en la roca sedimentaria, el travertino.

Mirá también
Cristo Redentor. Icono de Río de Janeiro y del mundo

Durante miles de años, la gente se ha bañado en estas piscinas, ahora Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El acceso actual a los turistas está limitado a piscinas más pequeñas además de las terrazas.

Cuevas de Waitomo Glowworm: Nueva Zelanda

Ver la cueva de luciérnagas en Waitomo en la Isla Norte de Nueva Zelanda es una experiencia espectacular. Las visitas guiadas comienzan en el nivel superior de la cueva.

Primero se exploran las catacumbas y luego se baja hasta «La Catedral», un recinto altísimo de casi 60 pies de altura. Finalmente, los visitantes se suben a un bote para una expedición por el río Waitomo. El viaje se hace iluminados únicamente por los insectos milagrosos que dan nombre a las cuevas.

Volcán Dallol: Etiopía

Las aguas termales rodean el área del volcán Dallol en la Depresión de Danakil en el noreste de Etiopía. Las piscinas altamente ácidas están salpicadas de formaciones de sal creadas por el aumento del agua y la cristalización que se produce a medida que se evapora por el calor extremo de la región. Dallol es, en promedio, uno de los lugares más cálidos del planeta.

Tsingy de Bemaraha: Madagascar

Otro sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los paisajes del parque nacional están compuestos por cavernas y mesetas formadas a través de la corrosión vertical y horizontal de la piedra caliza.

Mirá también
Sapa. Naturaleza y tradición en el corazón de Vietnam

La estructuración inusual de las rocas permite que el área sea el hogar de una gran colección de especies endémicas. Éstas son capaces de aferrarse a superficies empinadas y sobrevivir en las áreas estrechas entre tsingys. Por cierto, la palabra tsingy, del idioma malgache, significa un lugar donde uno no puede caminar descalzo, ¡una descripción precisa!