Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Inicio » De Iglesia a mezquita y museo. La fascinante historia de Hagia Sophia

De Iglesia a mezquita y museo. La fascinante historia de Hagia Sophia

Hagia Sophia, Estambul, Turquía

Fotografía | @bokehm0n
Hagia Sophia es un monumento icónico de Estambul. Ha sido testigo de innumerables transformaciones a lo largo de los siglos. Su historia es un testimonio de los cambios políticos y religiosos que han marcado la región y el mundo.

UNA JOYA BIZANTINA: LA IGLESIA DE LA SANTA SABIDURÍA DE DIOS

En el año 537 d.C., bajo el reinado del emperador bizantino Justiniano I, se completó su construcción. Diseñada por los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, esta majestuosa estructura se erigió como la catedral principal de la Iglesia Ortodoxa Oriental.

Durante siglos, fue un símbolo de la grandeza del Imperio Bizantino y una obra maestra arquitectónica.

LA ERA OTOMANA: CONVERSIÓN EN MEZQUITA

En 1453, tras la caída de Constantinopla ante los otomanos, la Hagia Sophia fue transformada en una mezquita por el sultán Mehmed II. Durante más de 400 años, esta edificación sirvió como lugar de culto islámico. Se añadieron minaretes y se modificaron algunos elementos arquitectónicos para adaptarla a su nuevo propósito.

SECULARIZACIÓN Y RESTAURACIÓN: LA HAGIA SOPHIA COMO MUSEO

En 1935, bajo el liderazgo de Mustafa Kemal Atatürk, la Hagia Sophia se convirtió en un museo. Esta decisión tuvo como objetivo secularizar el edificio y eliminar los símbolos religiosos. Durante este período, se llevaron a cabo extensas restauraciones y se descubrieron y restauraron los impresionantes mosaicos cristianos originales, que habían permanecido ocultos durante siglos.

Mirá también
Lifestyle y aventura. La sorprendente narrativa fotográfica de Cam Stables

HAGIA SOPHIA Y UN REGRESO CONTROVERTIDO: DE MUSEO A MEZQUITA

En julio de 2020, el gobierno turco, liderado por el presidente Recep Tayyip Erdoğan, tomó la polémica decisión de devolverle a Hagia Sophia su estatus de mezquita.

Esta medida generó debates y reacciones mixtas a nivel internacional, ya que algunos la interpretaron como un gesto de restauración de la herencia otomana e islámica, mientras que otros expresaron preocupación por el impacto en el patrimonio cultural y religioso.