Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Malta la linda. Un paraíso en medio del Mediterráneo

Malta es una pequeña isla que ofrece a sus visitantes la oportunidad de combinar el descanso pleno en sus paradisíacas playas con una riqueza histórica única en el mundo.

Un clima de ensueño y el encanto del Mediterráneo, atraen a una gran cantidad de turistas que al llegar a Malta descubren mucho más de lo que imaginaban.

Como dice el refrán, lo bueno viene en envase chico, algo que le calza a la perfección a esta isla. La misma cuenta con sólo 27 kilómetros de largo por 14 de ancho.

No obstante, no es la más pequeña de las islas que conforman la República de Malta, también se encuentra Gozo, que mide 14 kilómetros de largo por 7 de ancho y Comino, que sólo cuenta con 2 kilómetros cuadrados. Completan el archipiélago Cominetto y Filfla, dos islotes deshabitados tan diminutos que ni siquiera figuran en el mapa.

MALTA HISTÓRICA

Más allá de su tamaño, Malta ha sido codiciada por los grandes imperios que supieron dominar el mar en distintas épocas y es por esta razón que su riqueza histórica es única. Por allí pasaron los fenicios, los griegos, los romanos, los árabes, los aragoneses, los franceses y los británicos, dejando cada uno su huella cultural y arquitectónica.

La isla, se encuentra situada entre Sicilia y la costa de África. Los griegos la llamaban Melteo, que significa tierra de la miel, al parecer porque cuenta con una gran variedad de flores que atraen a una enorme cantidad de abejas. Algunos, sin embargo, señalan que este nombre proviene del color dorado de sus piedras calizas.

La lengua predominante es el maltís, una combinación entre el árabe y el italiano, pero también se ha extendido mucho el inglés. Su población es, según datos de 2011, de unos 450 mil habitantes, lo que representa una densidad poblacional bastante alta, más de 1400 habitantes por kilómetro cuadrado, la mayor de la Unión Europea.

MALTA HOY

En la actualidad, visitan la Isla más de un millón de turistas al año, seducidos por la calidad de las playas, el incomparable azul del Mediterráneo y obviamente por sus más de seis mil años de historia, lo que la convierte en un lugar único.

En Malta pueden encontrarse muchos rasgos de la Europa continental, su arquitectura nobiliaria y las costumbres de sus habitantes así lo reflejan. Pero, por otro lado, el norte de África también se ve reflejado en sus paisajes naturales, el color de sus piedras calizas y el trazado urbano que recuerda a los países del Magreb (Marruecos, Túnez y Argelia).

La capital de Malta es La Valeta, una pequeña ciudad con un clima de ensueño que la ha convertido en un paraíso turístico. Sus callecitas empinadas terminan casi siempre en el mar. Allí uno se encuentra con unas playas únicas.

Esta ciudad cuenta con gran valor arquitectónico, con algunas edificaciones que datan del siglo XVI. Presenta construcciones de estilo barroco, con elementos de arquitectura renacentista, neoclásica y moderna, y aunque también sufrió las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, ha sabido conservar gran parte de sus construcciones, lo que le valió ser reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

IMPERDIBLES

Catedral de San Juan de La Valeta. Construida en 1578, cuenta con una fachada sobria en contraposición con las ornamentaciones de su interior, que representan la época de oro del Barroco.

Palacio del Gran Maestre. Fue uno de los primeros edificios en la Valeta erigido en 1571. En la actualidad alberga la Presidencia de la República de Malta.

Museo Arqueológico Nacional.  Situado en un antiguo albergue de la Orden de San Juan, es uno de los edificios más importantes de la capital.

Templos megalíticos de Malta. Son la manifestación de la cultura megalítica que se desarrolló en las islas de Malta y Gozo entre los años 5.000 a. C. y 2.500 a. C. Su antigüedad es mayor que la de las pirámides egipcias.

Notas relacionadas

 Notas relacionadas