Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Identidad vinícola. Una bodega sorprendente integrada en el paisaje

Por | Mercedes Miganne | Arquitecta | Fotografía | Pietro Savorelli
Ubicada en la región de Chianti, Italia, se encuentra la original bodega diseñada para la empresa de vino Marchesi Antinori. Una apuesta a la arquitectura del paisaje que demuestra una vez más la importancia de proyectar mirando el entorno.

Marchesi Antinori

La Toscana italiana es una zona mundialmente conocida por su vinculación al cultivo de la vid. A lo largo de los años ha adquirido gran popularidad y, por tal motivo, es común ver imponentes infraestructuras que reciben tanto a productores como a visitantes. En este caso, el anhelo del comitente, una familia dedicada a este negocio por 26 generaciones, era lograr un edificio que combinara la innovación tecnológica con el respeto a las tradiciones.

El estudio Archea Associati, acercó la revolucionaria idea de concebir la obra no como un bloque exento, sino como parte del paisaje, poniendo el foco en la fusión del trabajo del hombre con su entorno y logrando así una coexistencia única.

El eje de diseño revela una composición magnifica entre el destino del edificio y sus posibilidades de recorrido. Los usos ligados a la producción de vino se ubican de forma vertical, de arriba hacia abajo, acompañando la caída natural del fruto.

Marchesi Antinori

El proceso comienza con el gesto más destacado que es la cubierta horizontal, la cual se extiende a lo largo del terreno y toma la pendiente natural. Sobre la misma se emplazan hileras de viñas que enmascaran toda la obra.

La «placa verde» contiene solo dos cortes que permiten el ingreso de luz y ventilación a los ambientes y, a su vez, dejan entrever discretamente el programa interior, que únicamente es revelado en su totalidad una vez adentro.

Mirá también
Edificio OFMA. Oficinas abovedadas al pie de un cerro y un viñedo

LOS NIVELES DEL PROYECTO

Tres niveles engloban el proyecto. Los espacios destinados a la maduración del vino se encuentran resguardados en el último nivel y, por encima, se ubican aquellos destinados a los posibles visitantes.

Marchesi Antinori

Las uvas descienden directamente a los tanques de fermentación, mientras que los invitados ascienden desde los estacionamientos hacia las zonas de producción y presentación, en un tránsito cruzado perfectamente compaginado. La gran escalera caracol entrelaza los niveles y se convierte también en protagonista, dejando en evidencia los logros de la arquitectura actual.

El complejo contiene no solo lo inherente a una bodega, sino que además se ha proyectado un auditorio, un museo, una biblioteca y un restaurante. Todos estos anexos se han llevado a cabo con el propósito de acompañar el crecimiento turístico que ha tenido la zona a lo largo de los años.

Asimismo, incluye áreas administrativas que se ubican en la parte superior, gozando de visuales únicas, y que se caracterizan por una sucesión de patios que reciben la luz a través de orificios circulares dispersos en el viñedo. Este sistema también se utiliza para la casa de huéspedes y la casa del cuidador que se encuentra en uno de los lados.

El uso de los materiales evoca la tradición, que es uno de los partidos del proyecto. Detallando una paleta en colores tierra, se combina ladrillos, acero, hormigón, madera y  vidrio en perfecta armonía. El propósito de esta obra es destacar la belleza de la región, logrando limites difusos entre el paisaje y la arquitectura.

Mirá también
Sede central. Así es el laboratorio de ideas de Estudio Montevideo

FICHA TÉCNICA
Arquitectos: Archea Associati.
Ubicación: Bargino, San Casciano in Val di Pesa, Firenze, Italia.
Superficie cubierta: 41.165 m2.
Cliente: Marchesi Antinori SRL.
Fotografía: Pietro Savorelli, Leonardo Finotti.