Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Peter Demetz, el artista tridimensional

Figuras humanas esquivas, personas que nos dan la espalda y parecen absortos en lo suyo, sin necesidad de mostrarnos lo que les sucede. Esto es, básicamente el contenido de Inside View, la primera exposición individual del escultor italiano Peter Demetz, que se presenta en la galería Lucía Mendoza, en Madrid, España.

Sus esculturas están realizadas en madera de tilo. Todas representan seres humanos, situados en el fondo (y no tanto) que evocan situaciones a las que la dinámica de la vida moderna no nos tiene demasiado acostumbrados: personajes que parecen observar, contemplar, reflexionar, pensar en sus cosas.

Con esculturas que varían entre los 50 y los 120 centímetros de altura, su punto fuerte es la precisión y el realismo de sus tallas: basta con observar los pliegues de la ropa, los mechones de pelo o pequeños detalles del cuerpo humano.

Demetz es un artista que centra su trabajo en el estudio del alma humana. Sus esculturas suelen estar enfocadas desde atrás, y nunca llega a existir un contacto visual entre el personaje y el espectador. De esta forma, todo hace pensar que las figuras están atrapadas en su propio mundo, aunque aparentan conscientes de que están siendo observadas.

>Leé también: Cumbre de íconos

Nacido en Bolzano en 1969, este escultor se formó en el Instituto de Arte de Ortisei, zona de Italia en la que se originó en el siglo XVII el arte tallado en madera. En 1993 obtuvo su título de Maestría en Escultura. A lo largo de su carrera ha contado con el apoyo de prestigiosas instituciones como el Centro de Diseño Swarovski, Wattens, LKJ. Sachsen Leipzig y el Daetz-Centrum de Lichtenstein.