Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Bodegón porteño. Un Restó sorprendente que invita a navegar en el pasado

Por | Estudio Montevideo y Pablo Dellatorre | Fotos| Estudio Valto

Milá nace de un pedido de realizar un Restó argentino capaz de recorrer el mundo. Así se crea la idea de este mágico lugar, basándose en un típico bodegón porteño de vieja época, con onda y estética contemporánea.

El concepto de Milá se origina como consecuencia del trabajo del Estudio Montevideo y Pablo Dellatorre. Ellos crearon la marca, arquitectura, el branding, la música y el perfume del lugar. Se trata de un concepto total y a la vez detallado en cada uno de sus lados.

ALMA DE BODEGÓN

El local es una gran caja de cemento articulada por una biblioteca cargada de objetos diferentes. Esta actúa como protagonista del espacio, brindando calidez y decoración al Restó.

La biblioteca -de hierro oxidado y madera- divide al local en dos espacios. Un espacio angosto y más íntimo, ubicado entre la carpintería de vidrio y la gran biblioteca. Y un segundo espacio, el principal del Restó, donde está ubicada la barra y gran parte de las mesas.

Cuatro grandes luces cúbicas moldean el espacio aéreo junto con una gran caja de madera de secuoya que cuelga del techo dando inicio al espacio de la barra.

Los sectores para sentarse están formados por distintos tipos de livings. Con mesas diseñadas y sillas diferentes, formando situaciones interesantes y diferentes en este gran “bodegón”.

Mirá también
Un sueño. Así son las oficinas centrales de Spin Master en España

La mayoría de la madera utilizada tanto para mesas, las banquetas corridas y la biblioteca es de roble recuperado. El hierro oxidado también forma parte importante en todos estos detalles que caracterizan a Milá.

Milá es un espacio armónico y confortable, que invita al cliente a navegar en su pasado y traer a la vida algún recuerdo olvidado.

FICHA TÉCNICA
Proyecto: Estudio Montevideo y Pablo Dellatorre.
Ubicación: Boulevard del Alto las Condes, Santiago de Chile, Chile.
Branding: Clara Quinteros.
Lettering: Letras El arte perdido.
Superficie: 250 m2.
Año Proyecto: 2016.
Iluminación: Interlight.
Decoración: 7 rayos – Área design.
Fotografía: Estudio Valto. Fernando V.