Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Pueblos en las azoteas. Una solución para la falta de viviendas en las ciudades

DakdorpenWaldenRotterdamPueblos en las azoteas

Fotografía|Dakdorpen
Pueblos en las azoteas (Rooftop Villages) es un nuevo paso en el desarrollo urbano que combina la vivienda sustentable con la creación de una ciudad inteligente más ecológica. A su vez, contribuye a la solución de varios desafíos urbanos, se crean nuevos y emocionantes lugares para habitar.

Las ciudades modernas enfrentan muchos desafíos. Uno ejemplo es la gran cantidad de áreas impermeables, que causan problemas como alcantarillas inundadas y ciudades que tienden a ser mucho más cálidas que las tierras rurales circundantes.

Otro desafío es la creciente demanda de movilidad, que a su vez conduce a la contaminación del aire, o la falta de vivienda en el centro de la ciudad, al tiempo que una cantidad cada vez mayor de personas tienen el deseo de vivir en las ciudades.

Este tipo de problemas deben abordarse para garantizar que nuestras ciudades en constante crecimiento sigan siendo lugares atractivos para vivir en las próximas décadas.

TECHOS VERDES

Ya existe una solución para abordar los desafíos ambientales antes mencionadas: Los techos verdes. Estos limpian el aire, refrescan edificios y ciudades, proporcionan hábitats ecológicos y protegen el agua.

Desafortunadamente, la implementación no está muy extendida debido a los altos costos y la falta de ganancias financieras directas, especialmente para los edificios existentes.

PUEBLOS EN LAS AZOTEAS

Rooftop Villages (o Dakdorpen en holandés) se presenta como una solución a la falta de ingresos financieros antes mencionada.

Mirá también
Succession. Se vendió el departamento de la serie

“Al reverdecer los techos y al mismo tiempo reforzarlos, podemos hacerlos habitables con casas compactas”, señalan desde la firma Dakdorpen.

“De esta manera, podemos cambiar el modelo de negocio de las remodelaciones de techos y hacer que los techos verdes sean financieramente atractivos”.

Desde la firma holandesa están convencidos que con esta nueva propuesta la capacidad de retención de agua de la ciudad aumentará, la ciudad se calentará menos, la biodiversidad y los hábitats para las especies crecerán, el aire contaminado se limpiará y se proporcionarán viviendas asequibles. Todo ello obteniendo un buen retorno de la inversión.