Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Co-living. Una tendencia que crece en nuestro país

En los últimos años, ha tomado fuerza en Argentina el Co-living. Una modalidad que es furor en otros lugares del mundo como Nueva York, Londres, Ámsterdam y Berlín.

El Co-living, se basa en la cohabitación de varias personas en unidades que tienen espacios comunes compartidos. Si bien resulta ideal para estudiantes extranjeros que buscan una vivienda de calidad y a buen precio, comienza a expandirse a personas de entre 30 y 40 años.

A pesar de las similitudes que presenta con una residencia estudiantil, la convivencia en estos espacios abarca muchos otros factores. Implica un arraigado sentido de comunidad, apuesta por la sustentabilidad y la economía colaborativa.

Cabe destacar que el concepto no es nuevo. Se originó en Dinamarca en la década de 1970 y originalmente se llamó cohousing. En esta experiencia, 35 familias residían en viviendas privadas y compartían espacios de vida y actividades como almuerzos, limpieza, talleres, fiestas y eventos.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por WeWork (@wework) el

Generalmente, los lugares que adoptan esta modalidad cuentan con un amplio espacio integrado por el living, comedor y cocina, con proyección a la terraza, todo en un mismo ambiente. El diseño suele ser muy cuidado, con preponderancia al verde y la madera. El diseño ocupa un rol preponderante.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por WeWork (@wework) el

Actualmente, la convivencia en los espacios de Co-living abarcan una amplia variedad de alternativas que van desde personas que simplemente viven juntas, compartiendo sólo el espacio físico, hasta comunidades que también comparten valores, intereses y una filosofía de vida.