Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Inspiración deco. Cinco ideas para el cuarto de los chicos

Los dormitorios infantiles son, sin dudas, el lugar más multifuncional de la casa. Te mostramos cómo aprovechar el espacio en habitaciones chicas, grandes o compartidas para que puedas crear zonas de estudio, rincones de juego y sacar el máximo partido al espacio.

Los estilos de cuartos infantiles más actuales, sorprendentes y originales, van desde el minimalismo nórdico al retro, vintage o rústico más natural. Asimismo, sin olvidar las habitaciones temáticas.

Además, el cuarto de los más chicos es una habitación en la que sucede de todo: juegan, duermen, estudian. Por eso, debe estar preparada para que todo pueda suceder sin problemas. Por lo tanto, estos consejos te ayudarán a conseguir el dormitorio de sus sueños.

TIPS PARA DORMITORIOS CON ONDA

#1 Habitaciones compartidas. Si pueden dormir en una cama adaptada a su tamaño no tendrán miedo a nada a la hora de apagar la luz. Por lo tanto, son ideales las camas extensibles que irán creciendo con ellos a medida que sus miedos desaparezcan.

#2. Cortinas para los más chicos. Si tenés un bebé, lo mejor es ubicar la cuna lejos de las luces intensas. Para esto, podés colocar una cortina que permita que pase la luz pero sin deslumbrarlo. Si además aprovechas el espacio y añadís un cajón para su ropa y un sillón para poder descansar cómodamente a su lado, la comodidad será también para vos también.

#3. Hora de lectura. Un rincón de lectura tranquilo se consigue muy fácil, simplemente basta con colocar almohadones, una buena lámpara y un estante a su altura con sus historias favoritas. Por lo tanto, se logra un espacio simple y productivo.

#4. Cuidado con los bordes filosos. En especial con las esquinas de mesas y estantes. Por lo general, el mobiliario infantil tiene bordes redondeados para evitar chichones, si no es el caso, una buena opción es comprar esquineros de seguridad.

#5. Cuchetas multifuncionales. las camas en altura son una solución ideal para ahorrar espacio cuando tus hijos comparten dormitorios a partir de los 7 años. Además, ese espacio conquistado abajo puede usar para jugar, hacer los deberes o simplemente relajarse y dejar volar la imaginación.