Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Shabby Chic. Un estilo con mucho encanto

Logrando una perfecta comunión entre distinguido y casual, su esencia es combinar. Basando la estética en elementos antiguos y nostálgicos del estilo vintage mezclados con las nuevas tendencias, el Shabby Chic ha logrado acaparar un gran protagonismo por estos días.

El estilo Shabby Chic tiene su origen en Gran Bretaña y proviene de la época de las casas de campo de Inglaterra. Allí, abundaban los toques femeninos otorgados por los colores cálidos y suaves.

CLÁSICO Y MODERNO

Shabby significa raído y Chic elegante, distinguido. Por tal motivo, decimos que este estilo es una unión que actualiza lo antiguo y usado, convirtiéndolo en actual y elegante.

Predominan los tonos pálidos como el rosa, salmón, coral, arena, beige, trigo, ocre, visón y ceniza. No obstante, el color blanco reina por excelencia junto a los estampados florales.

Es posible simular el paso del tiempo para que los diferentes elementos intervinientes parezcan tener historia. El efecto desgastado le regala a los interiores una vista sumamente interesante.

Para recrear la mirada nostálgica se usarán flores, velas. También géneros femeninos en cortinas, almohadones y ropa de cama. Con la intención de imitar los muebles de época se recurre a decapados, pátinas y pinturas.

Si se pretende dar un toque vintage a los muebles al pintarlos, lo ideal es utilizar tonos claros y luego quitar trozos de pintura o gastarlos con papel de lija.

COMPLEMENTOS QUE REFUERZAN EL ESTILO

Cabe destacar que los complementos y diseños textiles cobran también vital importancia. Cortinas de tules y organzas, junto a tapizados estampados en flores, configuran ambientes románticos y cálidos.

Todos los accesorios deben seguir esta línea. En los almohadones está permitido combinar encajes con distintos géneros en tonos suaves o con motivos de flores.

La línea de mobiliarios Luis XV, muebles de estilo clásico, es una de las que más se emplea para lograr el estilo Shabby Chic. El aporte de elegancia lo darán los muebles de época renovados.

Aquellos de hierro que antes se usaban en los jardines, ahora entran en el interior de las casas. Sobre las mesas y cómodas patinadas se lucen pequeñas lámparas de luz tenue con pantallas de tela.

La porcelana y el cristal tallado proveen un toque delicado y distinguido en los interiores. Teteras, tazas y bandejas reviven con este estilo y se convierten en piezas que adquieren un rol preponderante.

En cuanto a la iluminación, vale atreverse a usar complementos como velas en colores pastel. También lámparas pintadas en tonos pálidos y ajados, adornadas con cristales y caireles de cristal que dan un aire muy romántico.

La valorización de lo antiguo en este estilo no se contrapone con la modernidad, sino que se conjugan perfectamente. El Shabby Chic nos da la posibilidad de mezclar lo clásico y lo moderno. Asimismo, permite incorporar en estos espacios tanto luminarias contemporáneas como leds y electrónica de última generación.

Notas relacionadas

 Notas relacionadas