Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
LogoDeckHeader
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Inicio » NAMA. Un restaurante que ofrece una experiencia única en la ciudad de Querétaro

NAMA. Un restaurante que ofrece una experiencia única en la ciudad de Querétaro

NAMA, anonimous, Rafael Gamo

Por| anonimous + Claudia Ornelas |Fotografía | Rafael Gamo
Ubicado en el segundo nivel de Antea, la plaza comercial más importante de la ciudad de Querétaro, en donde se ordenan una serie de restaurantes con terrazas que permiten el encuentro de los usuarios tanto de día como de noche, el restaurante japonés NAMA ocupa un local comercial atípico justo en el limite entre la plaza comercial y esta zona de restaurantes.

NAMA, anonimous, Rafael Gamo
©anonimous, photo by: Rafael Gamo

Su gran frente carece de terraza por lo que había que buscar que los 220 m2 de construcción interior dieran la impresión de ser en si misma una terraza abierta hacia los recorridos de la plaza.

El local de NAMA en doble altura recibe del anterior negocio la ubicación de la cocina, la escalera y los baños en un mezzanine.

Esta condicionante deja en la parte mas lejana del local, la mayor profundidad del espacio. Es por esto por lo que el acceso se ubica próximo a los demás restaurantes y a través de un espacio comprimido que nos recuerda los accesos angostos de las construcciones tradicionales del centro de Kyoto, entras para descubrir.

NAMA, anonimous, Rafael Gamo

Una vez adentro, se gira hacia la izquierda y el espacio se va abriendo, respetando los espacios preexistentes.

Al fondo, se encuentra el elemento más importante del proyecto. La barra de Nigiris en donde la gente puede tener una experiencia directa con el preparado de la comida, una invitación a conversar con el Chef y a disfrutar de los procesos de la cocina japonesa.

Mirá también
Restaurante Steirereck am Pogusch. Un proyecto gastronómico innovador y sustentable

También, la barra de bebidas cuenta con una relación directa con cocina, barra de Nigiris y área de comensales. La escalera, los baños y la bodega de servicios se localizan en planta alta justo del otro lado del espacio en doble altura de la barra de Nigiris.

NAMA, anonimous, Rafael Gamo

El proyecto de NAMA contempla tres estrategias.

La primera consiste en crear un fondo neutro de madera de roble entintada y avejentada que se relaciona con las construcciones típicas de madera en Japón en donde existe un rodapié, modulación, ritmo y profundidad.

Este fondo neutro acepta los accidentes del espacio preexistente en donde áreas o elementos como columnas se pierden con el fin de unir el espacio interior y abrirlo hacia la plaza.

La segunda estrategia consiste en la construcción de una estructura de madera enchapada de roble en el plafón que también esta basada en técnicas japonesas de ensambles de estructuras de madera. Este plafón ayuda a crear una atmosfera única, limpia y cálida que por su altura ayuda a lograr un mejor confort entre la altura del espacio y la escala humana.

La tercera estrategia es crear un limite difuso entre el interior y el exterior para sentirnos como si estuviéramos en una terraza.  Un asiento lineal continuo recorre a todo lo largo de la fachada y se delimita por medio de una jardinera que armoniza espacio y naturaleza y los ventanales corredizos de altura completa se abren para permitir una fuerte liga entre el interior y el exterior e invitan a la luz y al aire a entrar al espacio interior.

Mirá también
Never Never Cube. Un edificio de oficinas futurista que brilla en India

Se produce entonces una fuerte liga entre la gente que pasa en la plaza y la gente al interior del restaurante. Vemos y nos ven.

Estas estrategias se magnifican por un concepto japonés milenario muy atractivo que es el juego de los opuestos.

©anonimous, photo by: Rafael Gamo
©anonimous, photo by: Rafael Gamo

Buscar relaciones entre oscuros y claros, entre superficies finas y superficies tersas, tal como sucede con el elemento más importante del proyecto en donde la barra de Nigiris. De piedra totalmente orgánica y de la región contrasta con las superficies de madera de roble de la barra y el piso de granito del área de comensales.

Las lámparas de mimbre que nos recuerdan a las canastas tradicionales para la pesca de langosta que también con sus formas orgánicas contrastan con la ortogonalidad del plafón.

Las lámparas de cobre con sus formas circulares y extendidas justo encima de las mesas de los comensales a lo largo de toda la fachada también para crear una atmosfera distinta y humanizar la escala con la relación de las circulaciones exteriores de la plaza, resaltar la diferencia entre estar sentado, comiendo y caminar por los pasillos de la plaza.

En la escalera que lleva a baños, se utilizaron paneles tejidos en palma, posteriormente sublimados con arte estilo Suminagashi, técnica japonesa de aire, viento y agua que con formas ondulantes y tonos rojos que contrastan con la ortogonalidad del plafón.

Mirá también
Espacio de ocio El Tanque. Un oasis para escapar de la acelerada vida de la ciudad

La zona de los baños con maderas claras, espejos con formas orgánicas y acentos en rojo ayudan a generar amplitud ante la poca altura y su condición de rincón.

©anonimous, photo by: Rafael Gamo

El vestíbulo de los baños es un espacio pequeño pero que se abre por medio de una ventana que permite la entrada de luz natural y al mismo tiempo nos conecta con el plafón en otra altura.

El espacio trata de generar una experiencia de contrastes entre texturas, formas y colores, pero de manera sutil. Tal como si se estuviese comiendo un nigiri, disfrutando de los contrastes entre las formas, los colores y las texturas del arroz y el pescado.

NAMA, anonimous, Rafael Gamo

FICHA TÉCNICA
Arquitectura: anonimous
+ Claudia Ornelas
Interiorismo. Arq. Claudia Ornelas
Ubicación: Querétaro, México.
Año: 2022.
Área: 214,20 metros cuadrados.
Fotografía: Rafael Gamo.