Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Poeta de las curvas. Oscar Niemeyer: el arquitecto que revolucionó Brasil

Fotografía| Shutterstock |Getty Images
Revolucionario de las formas, Oscar Niemeyer es uno de los más emblemáticos exponentes de la arquitectura moderna latinoamericana del Siglo XX . Promotor de las ideas de Le Corbusier, siempre entendió su profesión como vehículo del progreso y la justicia social.

Redefiniendo la arquitectura brasileña del siglo pasado, Oscar Niemeyer supo ganarse el apelativo del “poeta de las curvas” por la predominancia de estas en sus diseños. Realizó más de 600 obras en el mundo y entre sus principales proyectos arquitectónicos se destaca la construcción de Brasilia.

De espíritu libre y rebelde, Niemeyer fue ateo y militante comunista hasta al día de su muerte. Creador de un modernismo flexible, falleció a los 104 años dejando una marca arquitectónica propia, futurística y utópica, que hoy es reconocida en el mundo entero.

VIDA Y OBRA DE UN REVOLUCIONARIO

Oscar Niemeyer nació en la ciudad de Río de Janeiro en 1907, en el seno de una familia acomodada y religiosa. A los 21 años concluyó la educación secundaria y ese mismo año se casó con Annita Baldo, con quien compartió casi toda su vida y con la que tuvo su única hija, Ana Marí.

En 1940 conoció al alcalde de la ciudad de Belo Horizonte, Juscelino Kubitschek, quien lo invitó a proyectar una iglesia y un casino a orillas del Lago de Pampulha. La novedad de las líneas de esa pequeña iglesia le otorgó fama nacional.

Idealista y combativo, en 1945 se afilió al Partido Comunista Brasileño y se volvió un apasionado defensor de la ideología de izquierda. Su militancia lo acercó a figuras como Fidel Castro y Luiz Inacio Lula da Silva, pero también le significó grandes problemas en la Guerra Fría.

Fue pionero en el uso del concreto armado como un elemento con funcionalidad artística. Participó en 1952 junto a Le Corbusier en la elaboración del proyecto del edificio principal de las Naciones Unidas en Nueva York. Dos años más tarde, desarrollaría el avanzado proyecto privado Casa Niemeyer en la localidad de Pedro del Río, en Río de Janeiro. Esto le dio prestigio nacional revolucionando la arquitectura local.

Durante la presidencia de Kubitschek (1956-1961) realizó su mayor aporte a la arquitectura de Brasil, con el diseño de los edificios públicos más destacados de la nueva capital, Brasilia, que había sido proyectada por Costa.

Niemeyer

CAMINO NIEMEYER

Entre las principales obras se ubican los palacios del Planalto, Alvorada e Itamaraty, la Catedral, el Congreso. En 1964, la llegada de la dictadura militar obligó a Niemeyer a exiliarse en Francia. En Europa tuvo lugar una nueva fase de su vida y obra. Consiguió clientes en diversos países como Argelia, donde diseñó la Universidad de Constantina y la mezquita de Argel. Francia, lugar en el que desarrolló la sede del Partido Comunista Francés e Italia, donde ideó la sede de la Editora Mondadori.

En los años ochenta, después del final de la dictadura, Niemeyer retornó a Brasil en lo que sería la última etapa de su vida. Entre muchas obras, realizó el Memorial JK, en Brasilia (1980), los CIEPs y los sambódromos de las ciudadesde Río de Janeiro (1984) y de São Paulo (1991), el Panteónde la Patria, en Brasília (1985) y el Memorial de AméricaLatina (1987), en São Paulo.

Entre 1991 y 1996 realizó una de sus obras más destacadas:el Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (MAC).Un museo dotado de una forma bella y original, cuyaescultura se proyecta sobre la piedra, otorgando unamaravillosas visión de la Bahía de Guanabara y de laciudad de Río de Janeiro.

En medio de innumerables reconocimientos internacionales, sus últimos años los dedicó a completar las edificaciones del llamado Camino Niemeyer, en Niteroi; el Museo Pelé, en Santos, y el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer en Avilés, España.

Niemeyer

NIEMEYER EN PRIMERA PERSONA

«No es el ángulo oblicuo que me atrae, ni la línea recta, dura, inflexible, creada por el hombre. Lo que me atrae es la curva libre y sensual. La curva que encuentro en las montañas de mi país, en el curso de sus ríos, en las olas, en el cuerpo de la mujer. De curvas es hecho todo el universo, el universo curvo de Einstein”.

Niemeyer

Lo importante para un arquitecto es hacer lo que le gusta hacer y no lo que a los demás les gustaría que hiciese. Yo sigo ese camino”

Toda escuela superior debería ofrecer clases de filosofía e historia. Así huiríamos de la figura del especialista y ganaríamos profesionales capacitados en conversar sobre la vida.

La arquitectura no es lo más importante, importante es la familia, los amigos y este mundo injusto que debemos modificar”.

BRASILIA, CIUDAD SOÑADA

Por iniciativa del presidente Kubitschek, junto con Lucio Costa, Niemeyer creó de la nada Brasilia, la nueva capital brasileña desde 1960. Una metrópoli que ambos aspiraban convertir en una ciudad ideal.

Niemeyer

Costa se encargó del plano de la ciudad y toda la parte urbanística. Mientras que Niemeyer quedó a cargo de los proyectos de los edificios, diseñando en pocos meses decenas: residenciales, comerciales y administrativos. Entre ellos la Catedral, la residencia del Presidente, el Congreso Nacional, la Catedral de Brasilia, el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, la sede del Tribunal Federal Supremo, los edificios de los ministerios y la sede del gobierno, el Palacio del Planalto. Disconforme con la evolución de la ciudad, Niemeyer no participó en abril de 2010 de la fiesta del 50 aniversario de Brasilia.

Notas relacionadas

 Notas relacionadas