Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.
LogoDeckHeader
Search
Close this search box.
Inicio » Vivienda Luce y Pablo. Un volumen de ladrillo que se sumerge en la vegetación

Vivienda Luce y Pablo. Un volumen de ladrillo que se sumerge en la vegetación

Vivienda Luce y Pablo

Por | Mínimo Común Arquitectura | Fotografía | Federico Cairoli
Luce y Pablo son una pareja de recién casados. Ella paraguaya, con parentela en Uruguay y él uruguayo. Ambos diseñadores gráficos que trabajan remotamente para empresas en el exterior, lo cual introduce a la ubicación del terreno, en la ciudad de Limpio, el barrio Surubi´i.

En transporte particular son 45 minutos por avenida. Lo suficientemente cerca de Asunción para las actividades cotidianas y sociales, pero también lo suficientemente lejano para mantener una condición suburbana. Con amplios terrenos, vegetación y tranquilidad, el barrio viene en un auge edilicio regido por una normativa interna la cual condiciona el proyecto a la aprobación del consejo del barrio.

Vivienda Luce y Pablo

Los últimos debates dentro del universo de Mínimo Común se planteaban las condiciones de viviendas actuales y las principales técnicas constructivas ecológicas que están ganando popularidad en el espectro de la arquitectura paraguaya. Instruidos en el ladrillo, se manejaron alternativas de adobe. El trabajo que estaba en proceso formó dentro de la materialidad, esa era una obra en el interior a 350km de la capital.

Las condiciones eran muy diferentes, ahora había más recursos disponibles. Se quería experimentar con tapial, debido a los buenos resultados de colegas y amigos. Una técnica con condiciones excelentes para el clima del país.

Al hacer las primeras pruebas, debido a que nunca se había trabajado de esa forma, se empezó a dar cuenta que los tiempos eran muy largos dentro del proceso constructivo. Se necesitaba más gente, pisones neumáticos, encofrados especiales, dinteles de mayor resistencia y un sin fin de cosas más para llevarlo a cabo.

Esto resultó en un proceso de decepción ante la imposibilidad de realizar la obra de esa forma, porque los costos superaban los estándares de la construcción y el presupuesto estaba bastante acotado. No estaban dispuestos a renunciar a las cualidades de la tierra. Querían poder construir para Luce y Pablo como para todos, lo que lleva a una nueva experimentación.

Mirá también
Casa Órbita. Una vivienda que interactúa amablemente con el paisaje que la envuelve
Vivienda Luce y Pablo

Los maestros encofradistas tienen una habilidad sorprendente de trabajo. El señor Eusebio, de unos cuarenta largos años aparentes, lidera el equipo. Con él trabajan su padre, hermanos, amigos y cualquiera que les pueda seguir el ritmo, con descansos de rondas de tereré. Su misión es arrasar la obra.

Llegan, bajan puntales, tablas y arranca la sinfonía de sierras y martillos. Y así, hasta tener un hermoso entablillado de cielo listo para recibir toneladas de concreto que se encargarían ellos mismos de mezclar y vaciar.

La misión era similar. En lugar del techo se cubriría el horizonte, unas paredes prismáticas de madera huecas por dentro servirían de encofrados. Con la habilidad de Eusebio y sus muchachos eso era cuestión de solo un par de horas para la artesanal tarea.

Modulando cada pared en la medida de cortes estándar de madera comercial se ahorraría aún más tiempo. 2,40 x 2,40 metros era la medida de piso a techo de cada módulo. Y el espesor se debía determinar, pero se sabía que se podía hacerlo de 15 o 20 centímetros, que era lo ideal por el consumo de material. 

Vivienda Luce y Pablo

Vivienda Luce y Pablo, con idas y vueltas desde su concepción consistía en una volumetría simple, sin muchos riesgos estructurales. Una L sumergida entre la vegetación. El sol del oeste incide todas las tardes en lo más cerrado de la casa, y en las mañanas se iluminan el amplio estar, cocina y comedor.

Mirá también
Casa Terras. Una vivienda con integración visual y espacial de todos sus ambientes

Pero lo más importante garantizar el descanso con las habitaciones frescas, y con la idea futura de agrandar la familia el confort debía estar garantizado. Las paredes de tierra protegerían los sectores íntimos, una losa huerta cultivada por sus propios dueños y apoyada en unos finos pilares metálicos alimentaria al pequeño Agus.

Después de muchos errores, se aprendió sobre la nueva técnica. Se hicieron pruebas muy pequeñas hasta lograr estabilizar la tierra que se utilizarían. Ensayos con probetas daban resistencias similares a las del ladrillo, los tiempos de cargadopermitían cargar 2 módulos por día con un equipo chico de forma manual, las dosificaciones similares al hormigón al utilizar 10% de cemento en la mezcla.

Como había miedo, se disminuyó gradualmente ese porcentaje, hasta que llegamos a utilizar solo 5% como estabilizador. Habían opciones de otros estabilizadores con menor impacto pero en el mercado local no eran de fácil acceso y para ser el primer acercamiento tampoco estaba para correr más riesgos. Había una familia que esperaba su hogar. 

Vivienda Luce y Pablo

La larga tradición alfarera guarani creadora del kambuchi, un cántaro moldeado en barro por las mujeres paraguayas para transportar el agua del ykua y mantenerla fresca a lo largo de toda la travesía a fin de, en un acto de amor, ofrecer a los hombres para combatir el implacable calor. Como reza una canción tradicional escrita por el gran Mauricio Cardozo Ocampos.

Mirá también
Refugio Escalante. Una vivienda que respeta la esencia del desierto

“Sobre su cabeza erguida
Lleva un cántaro nativo
Agua para el peregrino
La hermosa mitacuña”

En el mismo acto, estaban listos para ofrecer la casa nacida de la tradicional tierra roja guaraní. Moldeada por artesanos a un costo razonable con la técnica que nosotros denominamos tierra vertida. Se encontraron muchos ejemplos alrededor del mundo, pero en Paraguay nunca se hizo. Como saldría, todavía no sabíamos, pero el esfuerzo era innegociable.

Vivienda Luce y Pablo

Vivienda Luce y Pablo se construyó de los sueños de una pareja iniciando su recorrido juntos. Sus ganas de vivir en un espacio apto para el correcto desarrollo de sus funciones que utilizarán a lo largo de su vida y la confianza volcada para llevar a cabo una casa única en su estilo, con barro y olor a tierra después de la lluvia.

FICHA TÉCNICA
Arquitectos:
Mínimo Común Arquitectura.
Ubicación:
Mariano Roque Alonso, Paraguay.
Área del proyecto: 200 metros cuadrados.
Año del proyecto: 2021.
Fotografía: Federico Cairoli.