Revista Deck. Arquitectura, diseño y decoración.

Un restaurante sustentable. Sus tres pilares son el producto, el medio ambiente y la sociedad

Por | Vitale | Fotografía | Raquel Damiá
El proyecto de interiorismo corporativo realizado por Vitale tiene como punto de partida establecer una estrategia de comunicación global que se sintetiza bajo el eje “cocina consciente”. Según el cual se diseñan todos los elementos y entornos de la marca, desde el nombre al diseño de la marca y el interiorismo.

vitale
vitale

L´Horta es un restaurante de vocación sustentable en los tres pilares básicos del bien común: el producto, el medio ambiente y la sociedad. La oferta culinaria (cuya especialidad es la pizza) se basa en un claro compromiso con una alimentación sana y un consumo responsable que ofrece productos frescos, de temporada y proximidad.

Con una presentación elaborada para ser degustada sin prisas en un ambiente natural donde los colores, los acabados y las texturas evocan la filosofía del negocio.

LA INSPIRACIÓN DEL PROYECTO

Vitale toma como inspiración los campos, los surcos de labranza, las parcelas y la cosecha. El proyecto pretende conceptualizar una parcela de huerta mediante líneas y figuras puras, así como materiales naturales como la madera, la piedra, el barro y las plantas.

Se trata de un espacio gastronómico de unos doscientos metros cuadrados con capacidad para unos ochenta comensales. La amplia entrada dispone de una zona de mesas altas que hace las veces de zona de espera y de recogida de los pedidos de comida para llevar. La cocina tiene una zona oculta, sin embargo, la zona de elaboración de las pizzas queda a la vista desde el comedor junto a las barras siguiendo la filosofía de cocina consciente y honesta.

vitale

Una de las premisas establecidas por la propiedad para el proyecto era reutilizar en la medida de lo posible los elementos constructivos preexistentes en el local. Por lo que se decide pintar de color blanco los ladrillos rústicos de adobe que recubrían los pilares y algunos paramentos del local.

Vitale emplea casi cuatro mil ladrillos rústicos para conformar varias celosías separadoras y elementos decorativos basados en diseños tradicionales que generan varios ambientes y permiten un uso práctico de una parte del local para los días con menor afluencia de clientes.

El pavimento de porcelánico gran formato (120×120 cm) sugiere diferentes sustratos y tipos de tierra. La iluminación en la zona perimetral tiene como protagonista unas lámparas diseñadas. La idea se inspira en las cañas que sirven de guía en las plantaciones de tomateras. Se trata de unas varillas de madera maciza que se descuelgan y que llevan entrelazadas el cableado de las bombillas a modo de atado.

LA ZONA CENTRAL Y FILOSOFÍA DE VITALE

En la zona central quedan suspendidas unas líneas de paneles acústicos decorativos que simulan los surcos de la tierra y la labranza. El local tiene 2 fachadas muy abiertas con grandes ventanales acristalados que proporcionan abundante luz natural y sensación de amplitud en el interior.

El proyecto introduce unas cortinas fonoabsorbentes que ayudan a contrarrestar la reverberación de los cerramientos de vidrio. Además, consiguen generar una buena acústica en la sala junto con el resto de elementos acústicos instalados en los techos. Las cortinas y los toldos en fachada permiten controlar la intensidad lumínica durante las horas de mayor insolación. Por otro lado, la marca y los colores corporativos forman parte del interiorismo.

vitale

La filosofía del negocio sobre el consumo responsable y sustentable se sintetiza en mensajes cortos y directos. Por lo tanto, se integran en la decoración del restaurante e intervienen en el diseño de la carta. El resultado es un espacio confortable y cosmopolita con un gran potencial comunicador y evocador. Asimismo, gira en torno a la tierra, la naturaleza, el producto local y la alimentación consciente.

FICHA TÉCNICA
Proyecto: Restaurante L´Horta, cuina conscient.
Año: 2019.
Localización: Vall de Uxó, Castellón, España.
Diseño: Vitale.
Superficie: 200 m2.
Fotografías: Raquel Damiá / Vitale.

Notas relacionadas

 Notas relacionadas